Los cambios de Meriton en el Valencia... que hacen falta de verdad

No se trata sólo de chapa y pintura, sino del motor, especialmente de él, porque con el que estábamos usando hasta ahora, ni a la vuelta de la esquina

Toni Hernández | 24 JUN. 2022 | 00:03
Sean Bai

Si Meriton quiere cambiar el Valencia, debe cambiarlo todo pero muy en serio. Si no lleváramos el bagaje que hay en la mochila a estas alturas, pondría hasta buena cara viendo lo que hace, o lo que intenta, el nuevo director general, Sean Bai. Está tirando de sentido común, de lógica, y aunque ahora habrá que ver la capacidad de maniobra real que tiene, los pasos son claros y tienen todo el sentido del mundo.

El problema es que es Meriton, que todo (al menos de forma oficial) sigue pendiente de los OK de Peter Lim, y que seguimos con esa política opaca en determinados temas que hace que todos nos pongamos nerviosos al extremo y que no encontremos consuelo en nada.

Se ha cambiado de presidente, que sólo faltaba después de 3 años del mayor insulto de la historia a Mestalla y de unos audios que eran una vergüenza absoluta para la institución. Se ha cambiado de entrenador, que no tengo nada claro que hiciera falta, pero que ahí está. Se va a cambiar de director deportivo y ya hay un nuevo director general.

Se han abierto las redes sociales, se está intentando acercar de nuevo a la prensa, se ha hablado con las peñas… No puedo decir que nada de todo eso me parezca mal o sea negativo, ni mucho menos, aunque tampoco podemos elevarlo a un altar, porque al final, así es como debe funcionar un club de fútbol profesional de primer nivel como el nuestro.

Pero eso, y ahí es donde voy, es chapa y pintura, que siempre es necesario, pero que no es lo que te va a llevar a otra ciudad. Si no cambiamos el motor, si no entendemos que hay que terminar el Nuevo Mestalla, invertir en el equipo para ser competitivos, podemos tener caras más amables, pero estaremos igual de fastidiados con J, y eso no admite debate alguno. Todo está, como siempre, en manos de Meriton, que sí, que parece que da pasos, pero quedan muchos de los más importantes.