Málaga CF-Levante UD (2-0): Aferrados a una remontada en el Ciutat

Juanpi y Horta le otorgan una cómoda ventaja al Málaga pensando en la vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey que se disputará en Valencia.

Deporte Valenciano | 07 ENE. 2015 | 08:34

El Málaga CF superó por 2-0 al Levante UD gracias a los goles de Horta y Juanpi. Una dura derrota en La Rosaleda para el conjunto de Lucas Alcaraz, que naufragó en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey y ahora sólo le queda confiar en una gran remontada ante su afición la próxima semana.

La Copa se diluye para el Levante. Los goles de Juanpi y Horta propician un paisaje conflictivo y siembran de minas el camino futuro de la sociedad azulgrana en este ámbito competitivo, si bien resta en el calendario el partido de retorno de los octavos de final, pautado en el Estadio Ciutat de Valencia, donde se decidirá la suerte definitiva de esta eliminatoria. El Málaga salió indemne del primer round disputado en la jornada de Reyes.

Su nombre parece cotizar al alza en el cómputo general de la doble confrontación, aunque restan noventa minutos en territorio valenciano para soñar con mudar el destino y cambiar el signo de una confrontación que parece empinada y escarpada para el colectivo que prepara desde el banquillo Lucas Alcaraz. No obstante, no conviene dogmatizar en el mundo del fútbol. Siempre aparece un hueco para la incertidumbre y para la sorpresa.

Lo que nunca falla en la disciplina, y por tanto ejerce de elemento diferenciador sobre el verde, es el talento; la clase, el alma de prestidigitador. Y nadie ejemplificó con más distinción esa cualidad que Juanpi. El atacante fue un volcán con continuada erupción. Sus botas desgarraron a la retaguardia azulgrana con un gol de bandera, tras exhibirse en el interior del área granota y con un pase al hueco que ratificó Horta ante la salida desesperada de Jesús. Xavi Gracia ha conseguido armar una escuadra grácil con el balón en la zona de medios y devastadora unos metros más adelante, allá donde se prologa la acción concluyente del gol.

El Málaga apenas varió su registro, pese a partir con un once con novedades respecto al equipo base de la competición liguera. En ese aspecto los dos bloques conjugaron. Lucas Alcaraz, como había confirmado a los medios, presentó una alineación integrada por futbolistas con menos oportunidades en el marco de la Liga BBVA.

Había vocación de redención sobre el pasto de La Rosaleda para redimir trayectorias más sombrías. La Copa del Rey propicia este tipo de proposiciones. No obstante, el choque medía dos estados anímicos antagónicos en función de los hechos dirimidos en la competición doméstica. Y ese aspecto podía tener incidencia en el desarrollo del enfrentamiento.

El Málaga siguió con fidelidad los planteamientos que le han situado en la zona más alta de la clasificación en el campeonato de la regularidad. Agarró el balón con descaro y agilidad y circundó con peligro por las proximidades del perímetro defensivo blaugrana. La posesión del cuero era un bien que trató de manejar con exquisitez partiendo desde la ortodoxia. Es cierto que no gozó de ocasiones excesivamente diáfanas, pero generó peligro. Sus atacantes, básicamente Horta, mostraron argumentos en los lanzamientos desde fuera del área.

El duelo propuso un choque de pareceres; en ese sentido, media a dos bloques distanciados. El Málaga asumía el rol de conductor del juego mientras que el Levante se pertrechaba atrás para proyectar rápidos contragolpes. El gol de Juanpi no mutó en absoluto el sentido del partido por más que pudiera predecir lo contrario. El atacante agrietó la defensa para pisar con seguridad el área de Jesús y soltar un latigazo al que no pudo oponer resistencia el cancerbero madrileño.

El Levante no se despegó de la cita, pese la contundencia del golpe. Y no claudicó. Rafael chocó con los reflejos de Ochoa tras una llegada por la banda de Xumetra. La respuesta de portero fue sideral. Minutos más tarde Gavilán se topó con la pierna del meta maxicano. Y antes del final del primer acto fue Xumetra quien rozó el gol, aunque su disparo salió excesivamente cruzado. El Levante perdió algo de fuelle y consistencia en la reanudación. Su fuerza fue menguando. Lo aprovechó Juanpi para filtrar un pase sobre Horta que complica el futuro azulgrana en la Copa.