El TSJCV comunica la imputación de Llorente, Piles, Olivas y Javier Gómez por un delito societario

Declararán el 20 de enero a las 11.30 horas

Deporte Valenciano | 27 NOV. 2013 | 00:30

El TSJCV comunica la imputación de Llorente, Piles, Olivas y Javier Gómez por un delito societario. El juzgado de instrucción número tres de Valencia ha citado como imputados para el próximo mes de enero a cuatro ex directivos del Valencia C.F. por un presunto delito societario, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana en su cuenta de Twitter.

Y es que a nadie pilla ya por sorpresa una decisión se produce después de que este mismo mes la sección tercera de la Audiencia de Valencia haya decidido que se reabra la causa contra los cuatro exdirectivos en relación con la querella interpuesta por un grupo de socios del club que denunciaba que los 75 millones del préstamo de Bancaja para la ampliación de capital fueron destinados a "elevados pagos a dirigentes" que "no deberían haberse satisfecho" por el "mal estado económico" de la entidad. De esta manera, los cuatro ex directivos declararán el 20 de enero a las 11.30 horas.

La sala estimó un recurso de apelación de un grupo de socios a través de un auto, de fecha 11 de noviembre, contra una resolución del juzgado de instrucción número 3 que el pasado 15 de julio rechazó una querella por delito societario -dirigida contra el ex presidente y ex vicepresidente del club, Manuel Llorente y Javier Gómez; el responsable de la Fundación Valencia CF, Társilo Piles y el ex presidente de Bancaja, José Luis Olivas- y acordó el archivo del mismo.

El grupo de accionistas que pusieron la querella argumentaron que los dirigentes del conjunto de Mestalla celebraron una junta general de accionistas para aprobar una ampliación de capital por valor de 92.421.780 euros con el objetivo de regularizar la situación económica de la entidad con un plan de viabilidad financiera a ejecutar en un plazo de tres años.

De acuerdo con la querella, el 7 de junio de 2009 se aprobó la ampliación de capital, que se realizaría ofreciendo a los socios la suscripción de las acciones correspondientes y el sobrante no vendido sería ofrecido después al público en general.