El problema del fútbol no es el racismo, es la hipocresía más absoluta

Todo lo acontecido estos días nos deja a todos en evidencia, porque el problema es la falta de respeto, que se sigue sin tener

El Valencia con Diakhaby

Juan Cala no es racista, aunque eso no quita que lanzara un insulto racista contra Mouctar Diakhaby. No es incompatible, en absoluto, pero en caso de que hubiera salido el audio con la frase de forma clara, al jugador del Cádiz habría que suspenderlo de 2 a 5 años, además de sentar un precedente. ¿Qué pasa si un día, por lo que sea, Leo Messi dice lo mismo después de una patada que lo levanta 5 metros del suelo? ¿Suspendido también ese tiempo? La hipocresía es muy perra, no lo olvidemos.

A Diakhaby le dijeron algo muy grave, porque un chaval como él no se pone así porque le pegue el viento de lado. Todo podría haberse zanjado de forma rápida, sobre el propio césped, pero no se hizo, y luego, la bola se ha hecho cada vez más grande, sacando lo peor de mucha gente. Silencios bastardos, declaraciones con la boca pequeña, falta absoluta de apoyo al Valencia, que el presunto agresor pase a víctima. Que la presunta víctima pase a agresor. Una cosa dijo Cala que es cierta, esto se ha vuelto un circo. Pero por su culpa.

Los medios de comunicación han jugado también un papel clave, porque se han posicionado. Y también mezclando cosas, especialmente en Valencia, tratando de sacar partido de una situación en la que no venía a cuento tocar nada más que el tema en sí. Esto va a terminar en nada, que a nadie se le olvide, el problema del racismo, que al final es de falta de respeto en general de la sociedad por todo, seguirá ahí. Y que se pueda cambiar dependerá de valientes que lo denuncien, como Diakhaby. Aunque viendo todo lo que ha pasado después, está claro que costará verlo más veces. Porque al fútbol, lisa y llanamente, no le interesa.

La mejor cuota

09/06
20:45
España
gana a Túnez
Apostando 10€ ganarías 12.8€

Últimos artículos

Comentarios recientes