Pizzi y Luis Enrique, el reencuentro de dos amigos

Recordamos los mejores momentos de su carrera

deportevalenciano

Juan Antonio Pizzi dirigirá su primer partido a domicilio como técnico del Valencia, será ante el Celta de Vigo de Luis Enrique, un amigo con el que vivió momentos muy especiales en el pasado. Los recordamos.

El Valencia rendirá visita al Celta de Vigo, y para Juan Antonio Pizzi será un encuentro especial ya que supone su debut en el fútbol español como entrenador de un equipo visitante. Tras la buena imagen ofrecida ante Levante y Atlético, el nuevo Valencia de Pizzi intentará confirmar las magníficas sensaciones generadas con un buen resultado que le acerque a posicioneseuropeas.

Balaídos ha sido un escenario propicio en las últimas visitas para el club de Mestalla, ya que de los últimos cuatro encuentros que jugó allí, consiguió llevarse la vitoria en tres. El gol en las postrimerías del partido de Valdez el pasado año, persiste en la memoria como el último gran recuerdo del equipo en terreno del Celta. Ninguno de los dos técnicos que se sentaron aquel día en el banquillo ocupa actualmente el mismo cargo, y en poco tiempo el destino ha unido a dos entrenadores que en su día fueron grandes futbolistas, dos amigos que siguieron caminos parejos.

Pizzi y Luis Enrique llegaron en la misma temporada al Barcelona. Lo cierto es que su fichaje por el club catalán se produjo en situaciones totalmente distintas, ya que si bien el hispano-argentino había conseguido ganar el Pichichi la temporada anterior y era en ese momento uno de los delanteros más cotizados de Europa, para el asturiano se producía en uno de los momentos más complicados de su carrera.

Luis Enrique había llegado como un ciclón al Real Madrid. Tras despuntar en el Sporting como una de las joyas de la prolífica cantera de Mareo, su tarjeta de presentación en la capital de España fueron sus importantes goles con el equipo de su tierra, tantos como el que logró ante el Atlético de Madrid en 1991 y que puso fin a una trayectoria récord de imbatibilidad protagonizada por el portero del Atlético de Madrid Abel Resino.

Tras unas temporadas bastante exitosas en la casa merengue en las que conquistó una liga y una copa del rey, en 1995-96 se produce un bache en su carrera. El club decide no atender las exigencias

económicas de Luis Enrique y queda libre a final de temporada. Es en ese momento cuando decide firmar por el Barça, un momento que hace que su vida cambie para siempre. Cuando coincide con Pizzi en la ciudad condal, los dos futbolistas ya habían jugado juntos en la selección española (lo hicieron por primera vez en un amistoso frente a Uruguay en el que Juan Antonio marcó su primer gol con España).

En Barcelona vivieron buenos momentos en las dos temporadas en las que coincidieron, aunque es cierto que el actual técnico del Valencia tuvo más protagonismo en la primera que en la segunda.

En aquella 1996-97 los dos jugadores ganaron tres títulos: Supercopa de España, Recopa de Europa y Copa del Rey. En la final del entonces segundo trofeo en importancia del fútbol europeo, Pizzi sale al campo de forma testimonial a falta de un minuto para la conclusión; curiosamente es Luis Enrique el jugador al que sustituye.

En el último encuentro de la temporada, el Barcelona se proclama campeón de copa ante el Betis.

Fue un partido de infarto en el que Juan Antonio Pizzi tuvo una incidencia fundamental. A falta de 6 minutos para el final el Barça perdía 2-1. Un cabezazo del delantero hispano-argentino forzará la prórroga en la que el Barça terminará ganando gracias a un tanto providencial de Luis Figo. La celebración en el Bernabeu vuelve a unir a dos jugadores que forjarán a partir de ese momento una gran amistad. Años después volverán a coincidir en el curso de entrenadores, y ahora, es el campeonato de liga el que vivirá el reencuentro entre dos técnicos que aspiran a convertirse en grandes de nuestro fútbol.

La mejor cuota

09/06
20:45
España
gana a Túnez
Apostando 10€ ganarías 12.8€

Últimos artículos

Comentarios recientes