Iñaki Hurtado: 41 años de gran reserva

Repasamos la trayectoria del exjugador del Valencia CF nacido en Logroño

Iñaki Hurtado / Todocolecciones.net

Iñaki Hurtado / Todocolecciones.net

Hoy cumple 41 años Iñaki Hurtado Capilla, ex-jugador del Valencia Club de Fútbol durante dos temporadas y un futbolista que tuvo un paso más bien discreto por el club de Mestalla, militando en el equipo apenas un par de cursos.

Tenía buen toque de balón y un regate fino y elegante, pero sus participaciones en el juego pasaron desapercibidas para buena parte de la afición. El Iñaki que se vio en Valencia fue un futbolista tibio, con miedo al choque y muy poco resolutivo. Jugó poco, y las veces que lo hizo dejó la sensación de que un club como el Valencia le venía demasiado grande.

Había debutado muy joven en la disciplina del Logroñés. El Iñaki adolescente apuntaba buenas maneras, pero no sería en La Rioja sino en Valladolid donde demostraría el verdadero talento que se le presuponía. La 1994-95 sería la temporada de su explosión en pucela. Fue un mal año para el club, donde desfilaron cuatro entrenadores que no pudieron evitar el descenso del equipo. Tal vez por esta contingencia, el conjunto castellano no dudó en escuchar ofertas ya que Iñaki demandaba jugar en primera división.

A final de temporada se produjo su fichaje por el club “ché”, aunque curiosamente el Valladolid terminaría salvándose del descenso a la división de plata. El verano de 1995 fue muy largo en cuatro ciudades; Sevilla, Celta, Albacete y Vigo fueron carne de divisiones inferiores durante muchos días, pero todos terminarían jugando la primera división 1995-96 con la ampliación del campeonato a 22 clubes.


Iñaki llegó como parte de los nuevos fichajes del segundo proyecto de Paco Roig. Junto a él aterrizaron Viola, Eskurza, Sietes, José Ignacio o Pachi Ferreira, pero el riojano fue uno de los hombres con los que menos contó Luis Aragonés para el once titular. Bien es cierto que el Valencia disfrutó aquella temporada de mucha dinamita en ataque. Con Mijatovic, Fernando, Gálvez o Viola, la parcela ofensiva del equipo estaba cubierta. Además, sus pocas apariciones en el once llegaron en encuentros dolorosos como la derrota en vallecas por tres goles a dos o el ridículo vivido en Salamanca, donde los Barbarà, Stinga o Cladio destrozaron la portería defendida por Zubizarreta con un rotundo 4-0.

Cuando Iñaki salía a Mestalla se le adivinaban condiciones, pero unas veces porque intentaba resolver de la manera más complicada y otras en las que simplemente se bloqueaba ante la presión de Mestalla, terminaba firmando actuaciones decepcionantes.

Con la salida de Luis Aragonés en la temporada 1995-96, parecía abrirse un camino a la esperanza para Iñaki. Jorge Valdano llegaba al equipo con una apuesta por el fútbol de toque y la puerta abierta para todos aquellos futbolistas con dosis de talento en sus botas. Lo cierto es que no comenzó mal, ya que en el debut del técnico argentino en Mestalla, Iñaki marcó el primer y único gol que firmó con la elástica valencianista. Fue ante el Celta, en una noche en la que el Valencia ganó 2-0 y en la que se alternaron buenos minutos con imprecisiones generalizadas. Antes del final, Iñaki marcó el gol de la tranquilidad resolviendo con habilidad dentro del área.

Pero el futbolista tenía las horas contadas en el club, y tras el encuentro ante el Barcelona de Ronaldo en la jornada 31 no volvió a defender la camiseta del Valencia. Fue cedido al Villarreal, colaborando de forma activa en el ascenso del submarino amarillo a primera división, jugando los dos históricos encuentros de la promoción de ascenso frente al Compostela. Posteriormente militó en las filas del Numancia y el Zaragoza, finalizando su trayectoria profesional con 155 encuentros disputados en primera división. Después de la retirada Iñaki Hurtado ha formado parte del equipo de veteranos del Logroñés, compaginando su actividad deportiva con la representación de futbolistas.