Deportivo-Valencia: una rivalidad venida a menos

Los encuentros entre el Deportivo y el Valencia han perdido la fuerza de épocas anteriores. Ambos clubes llegaron a tener una gran rivalidad

deportevalenciano

A finales de los noventa y principios de este siglo, cada enfrentamiento entre el Deportivo de la Coruña y el Valencia estaba marcado en el calendario de ambos clubes como una de las citas importantes de la temporada. Fue con la irrupción del conjunto gallego entre los grandes del fútbol español cuando creció la rivalidad entre los dos equipos y sus aficiones, pero sin duda, el histórico penalti de la última jornada de 1993-94 encendió la mecha de las hostilidades. Los Deportivo-Valencia ya no son lo que eran.

Jueces de la liga

Un Valencia sin aspiraciones europeas afrontaba la última jornada de la campaña 1993-94 como un mero trámite. El equipo había vivido una de las temporadas más convulsas de su historia con el 7-0 de Karlsruhe, cambios de presidente y entrenador, o la desgraciada enfermedad de Lubo Penev. Lo mejor que podía ocurrir era que el año terminara para intentar comenzar un nuevo ciclo, pero los caprichos del calendario provocaron que aquel Valencia desahuciado fuera uno de los jueces de la liga en su visita al Deportivo de Arsenio Iglesias.



El "Superdepor" acariciaba un título que había merecido durante toda la temporada y estaba preparado para cantar el alirón ante sus aficionados. Era tanta la confianza que nadie, ni los más pesimistas, pensaba que aquel Valencia cargado de penurias pudiera ser protagonista en una noche preparada para el primer título de liga del fútbol gallego.

En el Depor jugaban tres valencianos: Voro, Nando y Claudio Barragán. Las portadas de diferentes diarios en las que aparecían estos futbolistas al lado de una paella se repitieron durante la semana; era la analogía perfecta, pero aquel Deportivo no pudo comerse al Valencia la noche del catorce de mayo de 1994 . Los de Guus Hiddink jugaron primados por el Barça y con una intensidad que pocas veces se había visto durante la temporada, la grada de Riazor no lo perdonó. Pero lo cierto es que esa noche el Valencia se dedicó a jugar al fútbol y evitar encajar un gol de los locales, nada que se escapara del reglamento. El Deportivo tuvo su gran oportunidad con un penalti señalado en el último minuto. El desenlace de la historia es conocido y justo en ese momento comenzó la animadversión de la afición coruñesa hacia el Valencia.

"Llamadnos peseteros, pero vosotros joderos"

En la temporada siguiente el Deportivo-Valencia tardó poco tiempo en jugarse, llegó en la jornada 8. Riazor esperaba a un Valencia que comenzaba a desilusionar y que contaba ya con un Penev recuperado. A los hombres de Parreira les esperaba un ambiente muy hostil en recuerdo de lo ocurrido pocos meses atrás, los valencianistas fueron recibidos con gritos de "peseteros" y bajo una lluvia de miles de billetes fotocopiados; era la venganza de una afición dolida. Como es lógico, aquel recibimiento no gustó en la capital del Túria y en la devolución de visita se preparó un ambiente especial para acoger al Deportivo, aunque la agrupación de peñas invitó a los aficionados de Mestalla a recibir al Depor de una forma muy curiosa: con indiferencia. No hubo demasiados silbidos en la salida del equipo gallego, pero sí pancartas ofensivas como la que lucía en uno de los fondos del estadio, "llamadnos peseteros, pero vosotros joderos".



Por si fuera poco, esa temporada ambos equipos se enfrentaron en una de las finales de copa más extrañas de la historia, la final del agua. En Madrid hubo venganza blanquiazul y muchas lágrimas valencianistas, pero lo cierto es que aquel título de copa no terminó de cicatrizar las heridas deportivistas y cada vez que el conjunto blanquinegro visitó Riazor en los siguientes años los partidos fueron de alto voltaje. Hasta hace poco menos de una década el Deportivo se mantuvo entre los equipos punteros de la liga, una época que coincidió con el resurgir del Valencia y que dejó duelos para el recuerdo entre los dos clubes. La rivalidad era evidente y los dos equipos, ya con Jabo Irureta y Rafa Benítez en los banquillos, siempre partían como aspirantes al título.

Existen dos capítulos más dentro de esta historia de desencuentros. El primero de ellos llegó en 2006, cuando los dos equipos se enfrentaron en la copa y un monedazo al árbitro asistente fue causante de que el Valencia tuviera que jugar los minutos finales de la eliminatoria a puerta cerrada. Finalmente cabe recordar la última jornada de la temporada 2010-11, cuando el Deportivo de la Coruña perdió la categoría al caer ante el Valencia. Aquella noche en la que el histórico equipo coruñés dejó de ser el "Superdepor" de forma definitiva, muchos volvieron a acordarse del penalti de 1994, pero lo cierto es que en los últimos años los duelos entre ambos clubes han perdido gran parte de su solera. El Valencia volverá el lunes a Riazor y no será bien acogido, pero ahora las dos entidades viven preocupadas en solventar sus problemas y salir cuanto antes del pozo en el que se encuentran en la tabla, gran parte de los aficionados ha olvidado las rencillas del pasado.

La mejor cuota

09/06
20:45
España
gana a Túnez
Apostando 10€ ganarías 12.8€

Últimos artículos

Comentarios recientes