Borussia Dortmund a través del espejo

Las claves del modelo que quiere imitar el Valencia

Signal Iduna Park, estadio del Borussia Dortmund

Para solucionar sus problemas financieros el Valencia CF imitará el modelo de gestión económica y deportiva aplicado por el Borussia Dortmund, según desveló el presidente de la Fundación, Aurelio Martínez. Analizamos las claves del proyecto alemán que se aplicará en el conjunto valencianista.

Tocar fondo es garantía de que sólo se puede ir hacia arriba. Así interpretó el Borussia Dortmund la caída al vacío que sufrió a causa de sus problemas financieros. De ese tropiezo surgió un modelo de gestión que hoy es la envidia de toda Europa, tanto a nivel deportivo como económico, y que ha llevado al Borussia Dortmund ha ganar dos de las tres últimas ediciones de la Bundesliga y a clasificarse para la final de la Liga de Campeones. El Valencia CF quiere imitar el modus operandi del conjunto alemán, como así lo ratificó el presidente de la Fundación Aurelio Martínez, buscando obtener los mismos resultados. En Deporte Valenciano.com queremos explicar cuales son los pilares básicos del 'Modelo Borussia' que se quiere aplicar en Mestalla.

MALES COMUNES



La situación en la que se encuentra actualmente el Valencia y en la que estaba sumido el Borussia Dortmund en 2004 no son muy diferentes. La del conjunto alemán incluso era peor. En 2002 el Borussia Dortmund ganó la Bundesliga y fue subcampeón de Europa con jugadores como Rosicky, Amoroso o Jan Koller. De aquella plantilla, con sueldos mastodónticos y por la que se habían pagado cantidades millonarias, apenas se obtuvo un rendimiento económico o deportivo después de aquello. Lo mismo le sucedió al Valencia del doblete. Tras el éxito de 2004 la plantilla envejeció sin vender para reinvertir, generando un gasto enorme manteniendo la base al mismo tiempo que se compraban piezas nuevas.

El Borussia Dortmund estaba lastrado también por una enorme deuda con todo tipo de acreedores y había vendido todo lo que tuvo a mano. Su agujero ascendía a 170 millones de euros y el club no contaba con patrimonio alguno. Algo similar sucede en Valencia, con una deuda de 285 millones de euros, con un estadio por vender y otro a medio construir. Los alemanes, además, se vieron obligados a dejar salir a sus jugadores estrella a cualquier precio, malvendiendo a hombres como Rosicky, tal y como le sucede actualmente al Valencia. Así pues, el Borussia Dortmund que tocó fondo en 2004 (se desplomaron sus acciones un 80%) y el Valencia actual no se encuentran en puntos muy distintos.

MODELO ECONÓMICO: El estadio como base



El germen de la resurrección del Borussia Dortmund tiene un epicentro concreto: el Westfalenstadion. Cuando Reinhard Rauball y Hans-Joachim Watzke heredaron los mandos de un club en quiebra su primera decisión fue conseguir que el estadio volviera a ser propiedad del club. Durante los años de despilfarro de Gerd Niebaum y Michael Meier, el Borussia Dortmund había vendido el Westfalenstadion a un fondo de inversión controlado por el Commerzbank para ganar liquidez. Rauball lo recompró nada más ocupar el sillón de presidente pagando 70 millones de euros. A partir de ese momento, el estadio se convertiría en el pilar maestro de la economía del Borussia Dortmund. Pronto comenzó a dar beneficios. Signal Iduna rebautizó el estadio a cambio de cinco millones anuales y es el que mejor asistencia media registra de toda Europa, con 80.500 espectadores por partido.

Se logró un crédito del banco de inversión estadounidense Morgan Stanley por valor de 79,2 millones de euros y también entró a formar parte del accionariado del club, otra de las claves del resurgir financiero. Y es que gran parte del accionariado del Borussia Dortmund está repartido entre sus aficionados, quienes forman parte del reparto de dividendos. También se realizó un ampliación de capital decisiva. Los seguidores compraron 40 millones en nuevos títulos. El máximo accionista posee el 10%, mientras que el 90% restante está repartido entre 70.000 socios. Este modelo es prácticamente obligatorio en Alemania, donde, por ley, los socios deben poseer al menos el 51% de las acciones, para evitar que los clubes caigan en manos de grandes accionistas.

Esto implica que el club cotize en bolsa (sucede desde 2001) y, por lo tanto, los salarios de los jugadores y las cuentas de la entidad son públicas. En 2008, el gasto total en salario se redujo hasta 30 millones de euros y el tope salarial se fijó en cinco millones brutos. A estos ingresos hay que sumarle los que recibe de Puma (7 millones), Evonik (10 millones) y derechos televisivos (60 millones).

MODELO DEPORTIVO: Comprar barato - vender caro



Durante las últimas temporadas la política de fichajes del Borussia Dortmund ha sido tan clara como coherente: fichar barato para vender caro. Una estrategia lógica pero, al mismo tiempo, poco utilizada en los grandes clubes de Europa, que prefieren dilapidar millones en estrellas consagradas y con poco margen de mejora que en apostar por promesas. El Borussia Dortmund ha virado de una política a otra en cuestión de años. Tomas Rosicky y Shinji Kagawa personifican ambos modelos. Rosicky llegó en 2001 por 14,5 millones de euros y se marchó cinco años después por una cantidad inferior pese a que había cumplido los objetivos en Westfalia, ganando incluso un título de campeón de la Bundesliga. Kagawa, por su parte, fue fichado por 350.000 euros procedente del Cerezo Osaka y fue traspasado dos años después al Manchester United por 16 millones de euros después de haber ganado dos veces la Bundesliga.

El primero fue una mala inversión a nivel económico con un rendimiento deportivo óptimo. El segundo ofreció un rendimiento extraordinario tanto a nivel económico como deportivo. El Borussia Dortmund ha apostado por operaciones similares a la del japonés durante las últimas temporadas, aunque todavía no se les ha sacado el rendimiento económico. Hablamos de casos como los de Robert Lewandowski, quien llegó del Lech Pozman; Piszczek (Hertha), Subotic (Mainz), Hummels (Bayern B), Gundogan (Nurnberg), Blaszczykowski (Wisla Cracovia), Grobkreutz (Ahlen) o Bender (Munich 1860). Para ello, cerrar este tipo de fichajes es necesario, evidentemente, contar con un amplio y experto equipo de ojeadores, capaces de detectar el talento en cualquier lugar del mundo. Michael Zorc, considerado el mejor director deportivo de Alemania, es la clave en esta parcela. La primera inversión en ese sentido sería, por lo tanto, en mejorar la dirección deportiva.

La otra fuente de talento e ingresos del Borussia Dortmund en 'activos futbolísticos' es su cantera. El conjunto alemán cuenta con una filosofía de trabajo en sus categorías inferiores que favorece la llegada al primer equipo de jugadores formados en su escuela. Mario Gotze es la bandera de este proyecto. Criado en las categorías inferiores del Borussia Dortmund, ha sido pieza básica en los éxitos deportivos y deja un beneficio de 37 millones de euros tras ser fichado por el Bayern de Munich. Gotze no es el único exponente de esta política. Schmelzer también es canterano 'borussier' y se ha convertido en un habitual de la selección alemana como lateral izquierdo. Marco Reus, mejor jugador de la Bundesliga 2011-2012, es el único fichaje que responde al perfil de jugador estrella que ha cerrado el Borussia Dortmund durante los últimos años, pero debido a su juventud también es un futbolista al que se puede vender por una cantidad superior en el futuro. Cada fichaje o canterano es entendido como un activo del club. Ellos son también son una fuente de financiación.

EL DEBATE: ¿EL VALENCIA DEBERÍA IMITAR EL MODELO DEL BORUSSIA DORTMUND? ¿TENDRÍA ÉXITO EN ESPAÑA?

La mejor cuota

09/06
20:45
España
gana a Túnez
Apostando 10€ ganarías 12.8€

Últimos artículos

LA APUESTA del día

Apuesta del día: Chelsea - Arsenal / Premier League

Chelsea y Arsenal disputarán mañana martes, a las 21:15 de la noche, uno de los encuentros de la jornada 24 de la Premier League

 

Comentarios recientes